Caballeros

 

A todos aquellos hombres que alguna vez

aunque sólo por un momento fuera

creyeron amarme

quizá no les revele nada nuevo al hacerlo

pero me gustaría decirles que

lo siento, caballeros:

se equivocaron

Nunca fui aquél en el que ustedes pensaron

en los momentos de acercamiento

cuando les tembló el corazón, acaso

o notaron su vida más completa

colorida

(o de sombras llena)

al imaginarme

o tenerme

a su lado

Era mentira. Estamos de acuerdo:

Nunca fui más que una estafa

Pero no por voluntad propia

ni por malicia

ni siquiera por afán necio de intriga

Tan sólo por un motivo etéreo que

cuando se mezcla con la carne

de ordinario, se me escapa…

Les indico asimismo, caballeros,

que cuando acaricié sus rostros blancos

me desmayé de puras ganas

les regalé sonrisas tristes

me exorcicé en sus miradas

es probable, caballeros

sólo probable

que (acaso)

yo también me equivocara

Ustedes y yo

no fuimos

en definitiva

nada

más que la suma

sin producto

de dos equivalencias

mal igualadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: