Nuevos pasos

¿Cuántas cosas han pasado? ¿Cuántas risas, cuántas muertes, cuánto amor y cuánta nada, en cuatro años?

Sólo se me ocurre una respuesta válida: todas. Una unidad es a veces suficiente.

Os cuento: tejiendo un arnés cana a cana, aprendí a dormir al galope, los labios apoyados en la crin de un silencio infinito. Y, despertando a ratos, me di cuenta de que ya estaba lejos, muy lejos de quien había sido. ¡Oh, y ahora, qué placer, hundir de nuevo los pies en los charcos! Llenarse de barro hasta los tobillos, disfrutar de que tu ropa sea vieja y no le importe a nadie que esté manchada… ¡y de que el aguarrás siga oliendo a vodka, y a canciones apenas escuchadas, en las que el estribillo es uno nuevo cada vez que lo murmuras…!

Tantas, tantas cosas que aprender, tantos caminos… Cómo iba a no volver, a donde fuera, tarde o temprano 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: