K.O.

 

Hace unas semanas que me ocurre algo un poco extraño: me despierto dándome golpes. No son golpes demasiado fuertes, pero sí lo suficiente como para sacarme del sueño sobresaltado, y confuso por no conseguir recordar si estaba teniendo alguna pesadilla que los justificara.

Anteayer estaba escribiendo algo para colgarlo aquí. Hablaba sobre el arte, las palabras, y los desengaños.

Cada vez más, mientras escribo, tengo la certeza de estar contando insignificancias, porque en mi crisis de fe literaria y vital, que viene y va en ciclos, me resulta bastante costoso terminar cualquier texto que refleje de manera más o menos directa mi experiencia, o mis opiniones, que sé que al cosmos le importan poco menos que un cojón. Y dado que en las últimas semanas no siento demasiadas ganas de pseudopoetizar, empezaba a sentir que me llegaba al cuello ese asfixiante vacío que mana de forzarse a escribir, cuando lo que el espíritu te pide a voces es estar callado.

Estaba replicando aquello mismo de lo que hablaba, aún preso de mi trampa, con el lastre de mis inercias apresándome los pies.

Pero, mágicamente, alguien vino a sacarme de esa angustia prodrómica, a fuerza de bofetada verbal. Alguien que se alejaba.

A veces, lo más sabio es dejar atrás los sueños. Esto, todo esto, puede que no nos permita avanzar, en la dirección que sea que hayamos escogido. Me repito, sé que no es la primera vez que lo digo.

Ahora se mezclan imágenes un poco borrosas, a medio cuajar, con otras tan vívidas que dan ganas de partirse el esternón a puro grito. Pero y qué, ¡reacciona!, dan igual. Nada de esto es tan importante como el hecho de que hay que poner una lavadora, fregar el baño, madrugar mañana para ir al curro.

(Sólo quedan los restos de lo que ya no soy como referencia. Somos putas y estamos solas, ¿recuerdas?).

Entre toda esta misera existe, lo sé, aquello que estoy buscando. No es algo, ni es nadie.Pero para encontrarlo, para poder verlo, sé que es necesario pasar por esto. Por sacarse a hostias de los sueños. Desencajarte la puta mandíbula con una dosis de realidad.

Anuncios

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “K.O.”

  1. Tery Says:

    Es la desilusión lo que queda cuando abres los ojos y ves que los bellos sueños lejos de alimentar te hacen sentirte más vacío aún… Impotente es la palabra, ante un presente tedioso que se te viene encima sin remedio… todos los días. Ahí estas tu,sintiendote peor, por soñar! Sintiendonos aún más miserables por recordarlos.

    Tragedia grande es sentir que no tenemos lugar en este mundo que no elejimos, donde se mata cualquier esperanza de sentirnos mejor, mientras hacemos lo que tenemos que hacer: mierda que va a la mierda para volver.

    El día a día sera una pérdida de identidad constante, mientras se vea como enemiga a una realidad que simplemente no podremos cambiar. El futuro parece haber muerto, solo queda un presente con cara desfigurada…

    No hay que rendirse al propio instinto de autodestrucción, aun siendo polvo que vamos al polvo, mucho nos queda por sentir.

    Somos putas y estamos solas, y ser puta nunca significó ser mediocre, ni débil… y la soledad ” poética y de reflexión en el caso de algunos ” nunca significó vacío…

    El inevitable presente nos llama a luchar como autenticas guarras con uñas y dientes, por aquello que nos hace feliz, aunque sea solo por un instante.

    • barroterapia Says:

      En el fondo, creo que el malestar por soñar es un sentimiento de vergüenza, y la vergüenza no es más que miedo. En identificar la raíz de ese miedo estoy. ¿Es miedo al esfuerzo de tener que hacer malabares con el tiempo y con las energías? ¿Miedo a invertir parte de ellas en una tarea que no va a reportar el beneficio pragmático que nos han enseñado que hay que obtener siempre? ¿Miedo a nuevos desengaños?

      En realidad no es más que una trampa, ese miedo, sea cual sea, es una inercia. Si ya conoces la soledad, y siempre te has movido al margen en cuando a tu lista de satisfacciones personales, no entiendo qué hay que temer en este camino.
      Es una trampa. Un miedo bien aprendido, tanto, que cuesta olvidarlo.

      ¡Gracias por tu valioso comentario, amor! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: