Lo hicimos

No requiere ningún esfuerzo aceptar las cosas como son; lo que en realidad consume energías es tratar de convercerse a uno mismo de que las cosas son distintas.

Cuando hace unos años inicié el camino de la desliteralización, de observar las palabras y sus efectos desde fuera, tuve que enfrentarme a una pequeña (o gran) crisis de identidad. Si yo dejaba de ser, de sentir, lo que escribía, perdía la noción de quién era.

Fue un tránsito duro, pero la fuerza de los acontecimientos me ayudó a caminar y  alcanzar incluso algunas metas.

Es cierto que también hubo pérdidas… relativas. Desde entonces, no escribo ni la cuarta parte, y tampoco puedo decir que lo que escriba ahora haya ganado en calidad… pero sí lo han hecho otras cosas.

Ayer estuve recordando aquella época pre-porque telefoneé a mi último paciente, en una llamada de seguimiento. Dice que a veces me echa de menos y que, cuando se le plantea una situación que no sabe cómo resolver, se imagina que está conmigo y trata de reproducir las preguntas (¿y las respuestas?) que yo le propondría. Es una buena estrategia, sobre todo porque indica que no le hago falta, y porque todas las respuestas (¡y las preguntas!) ya las tiene él. Lo que ocurre es que antes no lo sabía. Antes es en su propia época pre-.

Y, ¿lo que vivimos ambos, por separado, en momentos distintos, para que los dos tuviéramos y pudiéramos transitar de una época pre-a una época post-, fue lo mismo? Lo voy a contestar en plan vulgar, va: ni de coña. Pero transitamos, y cambiamos.

Dicen que no se puede cambiar a un individuo pero, en el momento en el que adquieres nuevas estrategias, habilidades, y consigues modificar esa manera de entenderlo Todo que tanto daño te hace… ¿quién eres? ¿Has cambiado?¿Sigues siendo el mismo? (Me acaba de venir a la mente la imagen de un río – ¡qué obvio! -; pero un río de mercurio, que brilla más).

Lo hicimos.

 

Hablando del equilibrio, y de otros temas apasionantes como el rock y la fotografía, está mi amiga Tere en amazonitas.blogspot.com. Qué bien escribes, y cómo me gustas, chata.

Anuncios

2 comentarios to “Lo hicimos”

  1. Teresa Says:

    Guau! Menos mal que te has animado a escribir.
    Los cambios que te han hecho el rio de mercurio que eres ahora hacen que puedas ayudar a los demás a cambiar!! Que me gusta! Gracias por el comentario, en realidad escribo para meterme patadas, pero me desahogo jaja Un beso muy grande que sigo leyendo!

  2. apneica Says:

    Yo también dejé de escribir y me supuso una crisis de identidad enorme. Una persona por naturaleza escritora que no escribe… ¿cómo existe?

    Es bueno tener las preguntas… pero también tener la capacidad de reducir el número de respuestas viables para poder decidir.

    Interesante leer por aquí. Seguiré haciéndolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: